Cómo hacer reballing a una tarjeta Madre

El reballing es la terminología más extendida en la jerga no profesional para referirse al rework, un proceso complejo en el que se remplazan los puntos de soldadura de una tarjeta madra o un chip de procesamiento gráfico para corregir errores relacionados con el deterioro que suelen sufrir las bolas de SAC con el pasar de los años.

Hay que recordar que desde que en Europa se prohibió el uso de plomo en dispositivos electrónicos, por considerarse nocivos para la salud, se emplea una aleación de Estaño, Plata y Cobre. Si bien, esta funciona perfectamente durante los primeros años, con el pasar del tiempo empieza a resquebrajarse. De esa forma, puede llegar a un punto en el que se pierde el contacto con los puntos de soldadura, haciendo que tu tarjeta madre o tu chip gráfico empiecen a presentar problemas.

Cómo puedo hacer reballing a mi tarjeta madre

Si estás presentando fallos, como pantallas negras con luces de fondo encendida, recalentamiento o problemas de conectividad Wifi o Bluetooth, es bastante probable que tu laptop esté necesitando un reballing.

Para llevar dicho proceso a cabo, se debe utilizar una pistola de aire o rayos infrarrojos para remover todas las bolas de aleación de SAC defectuosas. Sin embargo, los profesionales mejor equipados emplean una máquina especial de tipo Rework Systems, con la que se aplica calor en puntos específicos al tiempo que extrae los puntos de soldadura viejos.

Este trabajo es muy diferente al reflow, en el que se somete la tarjeta madre a temperaturas elevadas para refusionar los puntos de soldadura viejos. Sin embargo, no se trata de una solución fiable y lo más probable es que los problemas reaparezcan en el corto plazo. Por ello, siempre es mejor optar por el reballing.

Otra cosa que debes tener en cuenta es que el reballing es un trabajo que debería ser ejecutado solamente por profesionales. Si no se lleva a cabo en un entorno con las herramientas apropiadas, es muy difícil controlar la temperatura, pudiendo llevar a la inutilización de tu tarjeta madre.

¿SAC o Plomo para hacer reballing en la tarjeta madre?

Desde que el plomo fue prohibido en el año 2006, cada vez más dispositivos electrónicos han empezado a necesitar trabajo de reballing. Esto se debe a que el plomo es un material mucho más flexible y que no se quiebra con los cambios de temperatura a los que estan expuestas las tarjetas madres, así como los chips de procesamiento gráfico.

Cuando se hace trabajo de reballing es mucho más fácil trabajar con plomo, ya que este tiene una temperatura de fusión de 183º C, bastante más manejable que los 220º C de la aleación de SAC. Esto significa que es mucho menos probable causar daño al PCB de la tarjeta madre, al necesitar una temperatura menos elevada. También, esa cualidad le hace más factible para trabajar reballing cuando no se tienen las herramientas adecuadas para fundir el SAC sin estropear tu dispositivo.

Abrir chat