Cómo hacer un reflow a una GPU

Hoy en día es más probable encontrarse con ordenadores y portatiles que necesiten algún tipo de repación, debido a fallos con el chip gráfico. Esto sucede, además del incremento de las personas con ordenadores y portatiles, porque desde el 2006 se empezó a emplear SAC, en lugar de Plomo. El SAC esta compuesto por Estaño (Sn), Plata (Ag) y Cobre (Cu). Este compuesto empieza a sustituir al plomo, una vez que este fue prohibido para su uso en dispositivos electrónicos. Sin embargo, su tolerancia a los cambios de temperatura es bastante menor, pudiendo verse afectado regularmente por grietas que ocasionan una pérdida de contacto y fallos de funcionamiento del GPU.

Para solucionar estos fallos, se puede hacer uso de una técnica de refusión de los puntos de soldadura, mediante la aplicación de calor. Por ello, en este post te explicámos cómo puedes realizar un reflow a un GPU.

¿Cómo realizar un reflow a un GPU?

Si tu ordenador de sobremesa o portatil está presentado fallos con el chip gráfico, podrías intentar someter el mismo a una temperatura elevada para solucionarlo. Hay diferentes formas de hacer reflow, si no cuentas con herramientas profesionales:

Tapar la rejilla del portatil, mientras está encendida: Las laptops tienen una gran facilidad para recalentarse cuando la salida del aire caliente se ve obstruída. Esto podría hacer que tu portatil alcance elevadas temperaturas en las que sería posible alcanzar el punto de refusión. Sobre todo, si los puntos de soldadura son de plomo en lugar de SAC.

Usar un secador de cabello: Este procedimiento requiere que desarmes tu laptop para que puedas tener acceso a la zona del GPU. Posteriormente, debes aplicar aire caliente durante un periodo de tiempo más o menos prolongado, teniendo en cuenta que estos electrodomésticos tienen más dificultades para alcanzar determinadas temperaturas que una pistola de calor.

Meter la placa base en un horno: Debes desarmar tu laptop y extraer la placa madre, retirando cualquier otro componente no fijo, como la memoria ram o el disco duro. Posteriormente, puedes probar a meter tu placa base en un horno con el que puedas alcanzar una temperatura más o menos precisa. Debes tratar de calentar la placa base entre los 200 y 220º C. Si te pasas de allí, podría dañarla.

Necesito acudir a un profesional para hacer reflow

Si no estás seguro de lo que estás haciendo y no tienes nociones básicas sobre el uso de calor en dispositivos electrónicos, lo mejor es que solicites los servicios de un experto. Así, evitarás causar daños irreparables a tu GPU.

Me conviene más el reflow o el reballing

En la mayoría de los casos, es mejor hacer un trabajo de reballing, ya que en el reflow no se remplazan las bolas de soldadura que originalmente estaban defectuosas. Esto implica que más temprano que tarde podrías volver a presentar problemas con el funcionamiento de tu GPU y reaplicar calor cada vez que esto suceda es una forma segura de acortar drásticamente la vida últil del mismo.

Abrir chat